Pozo Canadiense: Qué es, ventajas y desventajas

Pozo canadiense

Tanto por cuestiones medioambientales como económicas, apostar por el uso de energías sostenibles y buscar soluciones de construcción eficiente que permitan disfrutar de instalaciones acogedoras y, al mismo tiempo, dejar una huella ecológica positiva se ha convertido en una necesidad imperativa.

Para responder a esta búsqueda creciente por parte de los propietarios, cada vez más profesionales optan por la implementación de soluciones de climatización duraderas y eficientes, que contribuyan a sortear las excesivas temperaturas del exterior de los edificios de manera sostenible y asequible, tanto en verano como en invierno. Es ahí donde entran en juego los pozos canadienses, una de las mejores soluciones de climatización ecológica y eficiente.

Esquema de un sistema de pozo canadiense


¿Qué es un pozo canadiense o un pozo provenzal?

Un pozo canadiense podría definirse como un sistema natural de climatización que funciona mediante la utilización de un intercambiador de calor geotérmico de baja temperatura y de escasa profundidad. Esta técnica pasiva es utilizada para calentar o enfriar una vivienda beneficiándose de la geotermia como fuente natural de energía. Aunque la técnica es la misma, el término pozo provenzal suele utilizarse para designar las instalaciones empleadas para refrescar en verano, por referencia a la región francesa de Provenza.

Cómo funciona un pozo canadiense

Para su correcto funcionamiento, los pozos canadienses cuentan con una red de tuberías bajo tierra, normalmente a baja profundidad (entre 2 y 5 metros) encargadas de aprovechar la diferencia de temperatura entre el subsuelo y el ambiente exterior.

Cómo funciona un pozo canadiense

El principio básico del funcionamiento de un pozo canadiense está relacionado con el intercambio de temperatura de manera natural, a través de la conducción de aire exterior al interior del edificio, y aprovechando la temperatura constante del subsuelo para regular la temperatura en el interior de la vivienda. La marcha de este sistema no depende del consumo eléctrico, sino que utiliza fuentes de energía renovables, como la tierra y el aire.

Normalmente, durante todo el año se registra una temperatura constante de entre 10º y 16ºC a una profundidad de alrededor de 15 metros. Principalmente en climas extremos, esta diferencia de temperatura con la superficie es muy relevante. En este sentido, los pozos canadienses se aprovechan de la estabilidad de la temperatura en el interior de la tierra para calentar el inmueble en invierno y, en verano, los intercambiadores traspasan el calor de la vivienda al terreno y la vivienda se enfría.

En algunas regiones, principalmente en las zonas de temperatura más extremas, siguen siendo necesarios otros métodos de climatización. No obstante, la utilización del sistema canadiense de calefacción o refrigeración implica un impacto en el consumo mucho más reducido, además de disminuir las emisiones nocivas a la atmósfera.

Componentes: elementos de un pozo canadiense

Además del sistema de tuberías instalado en el interior del subsuelo, el pozo canadiense - o provenzal - cuenta con otros elementos para su correcto funcionamiento. Hacemos un repaso de sus principales componentes:

Captador de aire

Empleado para aspirar el aire del exterior, los captadores suelen colocarse a una altura de entre 1 y 1.5m sobre el terreno. También son conocidos como 'chimeneas' ' o 'respiraderos' y suelen pasar desapercibidos, por ejemplo, en el jardín de la vivienda. Para evitar la contaminación y la entrada de insectos o pequeños roedores, cuentan con una fina rejilla de protección.

Filtros

Para garantizar la buena calidad del aire, se instalan unos filtros que aseguran la entrada de aire totalmente libre de polvo, suciedad y malos olores. Para que estos filtros cumplan de forma eficiente con esta función, es necesario revisarlos y sustituirlos de forma periódica.


 

Intercambiadores de calor aire-tierra (ICAT)

El término ICAT (intercambiadores de calor aire-tierra) hace referencia al conjunto de tuberías soterradas donde se realiza el intercambio de temperaturas. En este sentido, estos componentes empleados en los pozos canadienses resultan decisivos para la instalación y el buen funcionamiento del sistema en general. Es importante destacar que, cuanto más extenso el conducto, mayor será la cesión de energía térmica.

Instalación de un intercambiador de calor aire-tierra

Además de la resistencia de los tubos que componen los ICAT, es muy importante que estos elementos cumplan con otras características técnicas como:

  • Estancos e impermeables, para impedir que gases (como el radón) y aguas penetren en el sistema.
  • Robustos, ya que están sujetos a la presión y deformación del terreno.
  • Resistentes a la corrosión.
  • Superficie lisa y antimicrobiana, puesto que las paredes interiores rugosas aumentan el riesgo de aparición de gérmenes.
  • Buena conductividad térmica para favorecer el intercambio de calor entre el subsuelo y el aire que circula por ellos.
  • Ligeros y flexibles, para facilitar la instalación.
  • Larga vida útil, lo que permite que los tubos permanezcan intactos durante muchos años, conservando todas sus propiedades y evitando dispendiosas y molestas tareas de mantenimiento de las instalaciones

Sistemas de control

Para completar la instalación, es necesario contar con un buen sistema de control automático mediante termostatos para regular el acceso de aire proveniente del pozo canadiense, según la temperatura exterior, del interior de las tuberías y de la vivienda.

Punto de drenaje

Es inevitable que los cambios bruscos de temperatura en el interior de las tuberías den lugar al exceso de humedades. Para facilitar el desagüe de condensados e impedir la proliferación de agentes patológicos, como hongos y bacterias, es importante contar con un punto de drenaje, además de asegurar la correcta inclinación de la tubería.

Registro

Así como es primordial contar con un registro en instalaciones sanitarias, una arqueta de registro incorporada a la red de tuberías de intercambiadores de calor aire-tierra facilitan las labores de limpieza y mantenimiento.

Pozo canadiense: ventajas y desventajas

Entre los pros de los pozos canadienses o provenzales podemos destacar los siguientes puntos:

  • Son totalmente sostenibles y naturales.
  • Su instalación no es complicada ni tampoco invasiva, lo que lo convierte en una solución ideal no solo para obras de nueva construcción, sino también en edificios antiguos.
  • Es un sistema seguro puesto que, si se registra algún tipo de fuga o avería, no existe el peligro de contaminación en el suelo.
  • Con la utilización de los componentes adecuados, además de proporcionar mayor confort climático, los pozos canadienses también permiten la entrada de aire salubre en el interior de los edificios, sin pérdida de energía y asegurando un aire libre de elementos alergénicos, como el polen, o gérmenes y bacterias.

Pese a todas sus ventajas, existen opiniones diversas sobre la conveniencia o no de instalar un pozo canadiense o provenzal, ya que los buenos resultados dependen de varios factores como el momento de la instalación: en una obra nueva o en una rehabilitación; el tipo de terreno; según las características del suelo o la presencia elevada de gas radón, un gas radiactivo generado de forma natural en algunas zonas. Asimismo, también es necesario tener en cuenta la profundidad exacta para el intercambio de temperatura, según las distintas regiones. No obstante, antes de tomar cualquier decisión es fundamental contar con el análisis de un profesional especializado, ya que tanto las características como el precio de la instalación de un pozo canadiense son muy variados.

342-d131_CL - 1102030

289-D232_CL - 1102122

Los costes de un sistema canadiense de climatización

Por desconocimiento o por recelo a consultar el precio de una instalación de pozo canadiense, son muchos los interesados en este sistema que desisten del proyecto antes mismo de obtener un presupuesto definitivo.

En este sentido, es importante destacar que pese a la inversión inicial de estos tipos de sistemas -teniendo en cuenta siempre la complejidad de cada obra-, la instalación de un pozo canadiense asegura un recurso limpio y autosuficiente de climatización y ventilación, con períodos de amortización bastante bajos. Si consideramos el precio actual de la energía (electricidad/gas) y la incertidumbre, tanto de la política energética como de la estabilidad climática, este sistema se convierte, de sobra, en una inversión rentable a medio y largo plazo.

Asimismo, después de su instalación tanto el uso como en mantenimiento general suele resultar mucho más económico que los sistemas tradicionales de climatización, tanto si hablamos de calefacción como de aire acondicionado. Tampoco podemos olvidarnos de que el precio no es lo más importante en este sistema, ya que los pozos canadienses permiten reducir no solo el consumo energético, sino las emisiones nocivas a la atmósfera. Más que una inversión económica, consiste en una apuesta segura para un futuro sostenible y las generaciones venideras.



ePaper

Visualice y descargue toda documentación necesaria y actualizada de forma inmediata.

ePaper

Obras de referencia

No hay mejor manera de mostrar nuestra experiencia que a través de nuestros casos de éxito.

Ver referencias

Contacto

Para información general de la empresa o de cualquiera de nuestros sistemas, rellene nuestro formulario de contacto.

Formulario

¿Tiene un proyecto en marcha?

Le ofrecemos asesoramiento y un diseño detallado de la instalación. ¡Escríbanos!

Enviénos un email

Engineering progress

Enhancing lives