Soluciones para calentar una casa muy fría

Cómo calentar una casa muy fría

Hay hogares que se convierten en auténticas neveras con el invierno. En estos casos, una sola pregunta ronda la cabeza de los propietarios ¿cómo se puede calentar una casa muy fría? Lejos de lo que pueda parecer, la solución no pasa por aumentar las horas de calefacción ni su intensidad. Con ello, solo conseguiríamos encarecer notablemente la factura energética y alejarnos por completo de la eficiencia. Existen otros remedios más baratos y, aparentemente, igual de efectivos que nos pueden ayudar a “sacar los pingüinos” del salón.

Estas alternativas recuerdan mucho a los consejos que nos repetían nuestras abuelas de manera incansable. Son recomendaciones que forman parte de la sabiduría popular y que, en pleno siglo XXI, vuelven a cobrar fuerza, conquistando por igual a todos los inquilinos. A todos los que estén buscando cómo calentar una casa muy fría les recomendamos que continúen la lectura. Repasamos las principales causas que desencadenan las situaciones de invierno extremo en el hogar y las mejores soluciones de abrigo para corregirlas.

¿Por qué mi casa es tan fría en invierno?

Una de las principales causas del frío dentro del hogar es la falta de aislamiento. Siempre que quede un resquicio por el que se pueda escapar el calor del interior, estaremos hablando de unos cerramientos sin estanqueidad y, por tanto, de una casa más fría. ¿Cómo podemos identificarlo? Observando el tipo de ventana. Unas cristaleras de grosor insuficiente o con perfiles constituidos a base de materiales metálicos (conductores del frío y el calor) no proporcionan el 100% del aislamiento que necesita tu hogar. Hacen posible que el calor se escape hacia el exterior y, al mismo tiempo, que la temperatura de la calle gane terreno dentro del hogar. El invierno se cuela y conquista todas las habitaciones. Si es tu caso y te estás preguntando cómo calentar una casa muy fría, deberías empezar a proyectar una obra para sustituir tus cerramientos. Opta por unas ventanas de PVC de calidad y acertarás. No solo garantizan un correcto aislamiento térmico, sino que facilitan las tareas que permiten mantener un hogar saludable: ventilación, climatización, seguridad… Los materiales con los que está construida la casa y su calidad, la orientación, la decoración, la colocación de los radiadores, etc., también comprometen la temperatura de la casa hasta convertirla en un “glaciar de interior”.

Ideas para calentar una casa o habitación fría

Remedios y consejos para calentar una casa muy fría

Durante el invierno, la mayor parte de los hogares sufren un notable aumento del consumo energético. Pasamos más tiempo en casa, resguardados del invierno y al calor de nuestra calefacción. Pero, si la mala suerte ha querido que nuestro hogar sea de lo más frío, perdemos mucho tiempo (y mucho calor corporal) preguntándonos cómo calentar la casa para encontrar cierto grado de confort. Para evitar que la factura se dispare, debemos tener en cuenta alguno de los siguientes consejos:

  • Cortinas gruesas o térmicas. Cualquier pantalla que coloquemos entre el frío del exterior y la temperatura de las habitaciones es una batalla ganada. Unos visillos de mayor espesor son una buena solución, sobre todo, a partir del anochecer. Si optas por unos de tipo térmico, en verano también serán útiles para mantener la casa más fresca.
  • Código de vestimenta. Si es invierno, nada de manga corta. Uno de los errores que debemos corregir es el de llegar a casa enfundados en ropa de abrigo y eliminar todas las capas hasta quedarse en mangas de camisa. Es importante adaptar la ropa cada temporada, también la que utilizamos en el hogar. Durante los meses más fríos, no te olvides del pantalón largo, un jersey gordo, unos calcetines y, en el sofá, la manta. Tu bolsillo te lo agradecerá. 
  • Saludo al sol. La orientación de la vivienda influye en la absorción de la temperatura. Pero si aprovechas cualquier rayo de sol para calentar la casa, el termómetro interior puede subir unos grados.
  • El poder de las alfombras. No son aptas para todos los gustos decorativos. Pero su utilidad es innegable. El suelo es uno de los elementos de la vivienda que más pérdida térmica genera. Por ello, necesitan elementos que reduzcan este defecto. Las soluciones textiles, como las alfombras o las moquetas, no aíslan, pero mantienen el calor.
  • La colocación de los muebles. Tan importante es que la casa y sus inquilinos estén bien abrigados, como la planificación de la decoración. Los muebles deben facilitar la circulación del frío y del calor. Por eso, no coloques muebles delante de los radiadores.

Todos estos trucos son de gran ayuda a la hora de aprender cómo calentar una casa muy fría. Pero si queremos ganar la guerra contra el invierno dentro del hogar, lo mejor es invertir en la mejora de sus materiales. Elige un sistema de climatización de calidad, eficiente y sostenible como las superficies radiantes, y garantiza su efectividad con las mejores ventanas de PVC. En casa, estarás completamente aislado del frío.


Engineering progress

Enhancing lives